viernes, 17 de octubre de 2014

Wesley: Resumen y carta leída en la presentación del 5/10

Carta del grupo.

Contexto: En la actualidad, como si nosotros hubiéramos sido los padres de Juan Wesley y queremos dar consejo a otros hermanos de cómo hicimos para educar Juan Wesley.
 

A mis hermanos en la fe, seguidores del Único Evangelio Puro y Verdadero, el que un día trajo Nuestro Salvador, Jesús el Cristo. Que por causa de su amor se reveló a los discípulos y a los hermanos. Asímismo se le presentó a Saulo de Tarso, perseguidor de la Iglesia Santa, quien luego de su conversión fue llamado Pablo. Fue Pablo quien predicó la verdadera doctrina, según Dios mismo le mostró para que enseñase y guíe a nosotros gentiles, hacia la Luz Admirable. Mostrándonos también las costumbres y buenos hábitos agradables a Dios. Quisiéramos recordarles cuáles son estos hábitos y costumbres, que se enseñaron de generación en generación, de padres a hijos. Por cuanto somos pueblo santo, debemos comportarnos como conviene a santos.
 
Acuérdense padres que la educación comienza en casa, no permitan que otras personas, autoridades, familiares, sean los educadores de vuestros hijos, sino antes corríjanlos y amonéstenlos con amor y paciencia, mostrándose ustedes padres, como ejemplo de toda buena obra. Sean ejemplo de oración, de ayuno, de palabra, de hechos, de esperanza.
 
Cuando corrijan, sean firmes, que vuestro sí sea sí y vuestro no sea no.
Las promesas hechas debemos cumplirlas, de no ser así, nuestros hijos no tendrán firmeza.
Enseñen con paciencia, no con ira, antes con amor explicando por qué se disciplina.
No deben rehusar corregir vuestros hijos, como nos enseña el libro de proverbios 23:13 o 13:24. Efesios 6:4 ( no provoquemos a ira a nuestros hijos).
 
Sean bienaventurados ordenando los horarios en vuestros hogares ( Eclesiastes 10:17). Creemos un ambiente de orden y disciplina donde el que hace bien recibe un premio y el que hace mal una amonestación y también aliento para que vuelva a comenzar, sin dejar de lado la justicia de Dios, como enseña Proverbios 22:15 (La necedad está ligada en el corazón del muchacho; Mas la vara de la corrección la alejará de él).
 
Ante todo, guíen a vuestros hijos en la lectura y el conocimiento de la Palabra de Dios la cual es nuestra disciplina y nuestra principal fuente de corrección, la cual no es inspirada por hombres, sino por Dios mismo que nos ama, teniendo en cuanta que "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra".
 
2°Timoteo 3 :16-17.
 
Amén.
 
Los saludamos afectuosamente hermanos, esperando verlos pronto.
 
Autor ( Leo Quiroga)



0 comentarios:

Publicar un comentario

Con tecnología de Blogger.